Reflexiones de Otro Lado por Salva F. Romero

Silencio

     ¿Cuántas veces bajo el efecto de la sorpresa, 

se pierde la verdadera sorpresa que esta encierra?

Julio Cortázar

silêncio

El silencio no existe. Es absurdo buscarlo y sin embargo nos empeñamos en encontrarlo. Cuando hablamos de silencio mental nos referimos a una liberación del dominio y la tiranía de los sentidos, cosa muy difícil de conseguir. El yoga, como todo en la vida, es contradictorio, pues busca una liberación por medio de una disciplina.

La vida cotidiana está sometida a un sinfín de estímulos. Vivimos, de hecho, bajo un asedio sensorial, en un continuo tumulto. Ese ruido puede generar ansiedad, desasosiego, por eso es necesario, de cuando en cuando, un descanso, una tregua, tomar distancia, un balance de nuestro día a día. No se trata de una evasión, sino de dar un paso atrás para tomar conciencia de las cosas, para verlas mejor. Teniendo en cuenta también que la huida es el único medio de encontrar nuevos caminos. Lo que buscamos, por un instante, es desconectar de los órganos sensoriales, limpiar los procesos mentales, observando sin reprimir. Es un anhelo de silencio.

Así, perseguimos un método o un estado de interiorización, un intento de encontrar cierta calma y disponibilidad para alcanzar el equilibrio entre las dimensiones exterior (sensorial) y la interior (meditativa), extremos ambos de nuestra cotidianidad. Limitarse a uno de esos ámbitos solamente es renunciar a una parte importante de nuestro ser. Por eso comprendemos que el silencio y el tumulto son una misma cosa, dos caras de la misma moneda. Y es que ese ruido, ese tumulto mental también es presente, es ahora. Yo soy ese ruido y así es como se hace, por sorpresa, el silencio. Comprender que sólo existe el momento presente, sea como sea, es lo que aporta ligereza y claridad mentales.

Por ejemplo, en la práctica de pratyahara, nos dicen, los sentidos son atraídos hacia el interior y el practicante percibe que toda felicidad se halla dentro de uno mismo. Este silencio es la semilla de la que todo lo demás brota.

No se trata de negar el mundo, el mundo siempre estará ahí, pero si conseguimos acercarnos a un, aunque efímero, silenciamiento de los sentidos, si logramos estar total y absolutamente absortos, alcanzaremos un eterno presente. No se trata de estar distraídos, que es nuestro estado habitual, sino, por el contrario, de escapar de toda distracción que nos separe del aquí y del ahora: un concienciamiento constante del presente inmediato, en contraste con la divagación habitual.

Es decir, paradójicamente, al silenciar los órganos de la percepción, logramos una percepción consciente, aceptando que cada instante está iluminado. Quizá lo único que haya que hacer es esperar, quizá la virtud verdadera sea la paciencia, sin esperar nada, dejando que un eterno presente nos sorprenda. Paciencia sin ansia, amor para todo lo que venga, sabiendo que sólo quien no busca encuentra.

En ese silencio, por unos instantes, logramos un gozoso olvido de sí (del cuerpo y de los sentidos), nos olvidamos de nosotros mismos y nos identificamos con nuestro ruido interno. Y es que no existe el silencio: existe el confundirse con el ruido circundante, como el Buda meditando en un cruce de caminos. Como al entonar el So Ham, el mantra silencioso.

Otra vez, se trata de alcanzar una no-mediación (de los sentidos, de la mente), para llegar a una suprema claridad en la contemplación. Que, como nos dice Patañjali, los sentidos no importunen a la mente en su búsqueda interior. De este modo, no hay yo y mundo, sino que mundo y yo se funden en una misma cosa. Y eso a lo que asisto soy yo.

Mediante el control (disciplina) de los sentidos nos liberamos de su tiranía: mediante un yugo nos liberamos de otro yugo. Así liberados, estamos realmente solos, en una soledad sonora y plena. Es así como el silencio reconcilia al hombre con lo que realmente es. Pero de todo esto no se puede hablar: lo mejor es guardar silencio.

Así que me siento. Dirijo mi atención al proceso respiratorio. Estoy sentado firme, recto y estable. Tomo conciencia de mi cuerpo y de su quietud. Mantengo la atención en la respiración a su paso por todo el cuerpo, desde la nariz hasta el vientre. Inspiro y espiro. Y no tengo que esperar nada.

Mindfulness-Atencion-Plena-Presente

            Y únicamente respiro.

            Y estoy solo.

            Y me da el sol o el viento.

            Y oigo un reloj o un pájaro.

            Y es dulce.

            Y es como si los dioses sonrieran.

            Y nada importa.

 

           Salva F. Romero (un paseante pensativo)

Sevilla, enero de 2018

 

Publicado por EspacioSeYoga

Espacio SeYoga es la concreción de un deseo, y como todo deseo, una búsqueda, búsqueda que nos resignifica a cada instante, en cada paso, a cada momento. Espacio SeYoga es un lugar de crecimiento personal y profesional. Este espacio se cultiva y nutre entre todas las personas que ponemos nuestra energía aquí y ahora; un lugar construido desde la conciencia y el amor. Equipo de trabajo: Fundadora y directora de Espacio SeYoga. Mi nombre es Lula M. Cairo, soy argentina comencé mi práctica regular mientras estudiaba danza y expresión corporal en Buenos Aires, Argentina. Luego de unos cuantos años de búsqueda a través del movimiento y la música decidí dedicarme por completo a la práctica, y a investigar en ella. Empecé a dar clases de Yoga en el 2003, mientras estudiaba teatro de improvisación y movimiento. Los estudios universitarios en psicología me ayudaron a comprender y profundizar en la filosofía de la India, y decidí formarme con la Dra. Ana Jachimowicz, directora de Pléroma y discípula de Indra Devi; ella me abrió las puertas de la filosofía oriental. A partir de allí inicié mi formación completa, realizando el profesorado de Hatha Yoga con José Maureira director de Yoga Kai Argentina, esta formación ha sido un antes y después en mi vida y ha abierto el camino a lo que se ha ido construyendo con los años, estudiaba y daba clases y siempre me gustó indagar en la necesidad de cada alumn@ desde mi propia experiencia y búsqueda. De Buenos Aires me fui a Barcelona y comencé Iyengar Yoga con Modest Martínez, director de Sabadell Salut, tuve la suerte de poder trabajar junto a él e impartir clases de Iyengar, una oportunidad que ha cambiado mi concepción respecto a la corrección de las clases. Luego de pasar por el sur de España (Ayamonte) y seguir trabajando en mis clases, me fui a Berlín y conocí el Anusara Yoga con Alex Kröker, director de Yoga Raum, esta práctica me permitió comenzar a trabajar más conscientemente desde el corazón, e integrar mis conocimientos del movimiento a la práctica. Además comencé a dedicarme a la música junto a mi pareja y he viajado y conocido varios sitios gracias a ello. En el 2011 llegué a Sevilla y enseguida inicié mi formación de Terapias Integrales en Cimi con Frank Solomo, una vez más, mis prácticas fueron vivenciando el proceso, y las clases adquirieron una escucha más terapéutica. Soy la creadora y directora de Espacio SeYoga: un lugar para el encuentro con el sí mismo, este espacio que está en mi y cada un@ de mis alumn@s crece y se expande cada día. Ahora mismo, me encuentro redescubriendo el Yoga Terapéutico, formándome en Pranamanas Yoga. Mis clases se caracterizan por el uso de la alineación y conciencia corporal propios del Iyengar, la filosofía del Yoga clásico, Hatha y Tantra Yoga. Enfatizo en el análisis de cada alumn@ y evolución. Los estudios de danza y Yoga me motivan a impartir los talleres de Yoga y movimiento, dirigido a todas las personas que quieren mejorar su proceso creativo y su conciencia corporal. Y continúo mi búsqueda...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: