Reflexiones de otro lado por Salva F. Romero

ANGUSTIA

Si miras fijamente al abismo, el abismo terminará por mirar dentro de ti.

Nietzsche

Soñé que estaba en un huerto de naranjos o de olivos. De repente, los árboles empezaban a pudrirse, a desmoronarse y hundirse en grandes agujeros. Yo me acercaba, miraba, y eran insondables. Más allá de interpretar el sueño, quisiera hablar de esa sensación de desfondamiento, de abismamiento, que a veces me atrapa. Es como andar en la cuerda floja. Y un miedo enorme te amenaza.

¿Habéis tenido alguna vez un ataque de ansiedad? Es un dolor intenso en el pecho que no te deja respirar. Una angustia que no se sabe de dónde viene, que te ataca por sorpresa, a traición, y te atenaza. ¿Lo habéis sentido físicamente, corpóreamente? ¿De la manera más vívida posible pero, no obstante, aterrados por su irrealidad? En esos momentos no hay nada a lo que aferrarse. Tan sólo existe un vacío inmenso, un dolor misterioso, que no tiene origen y por eso da más miedo, infinito, que te agarra por sorpresa, desprevenido, como un rayo que te atraviesa de arriba abajo.

ansiedad

A veces me falta el aire. A veces pienso en la muerte como un descanso. A veces me siento morir de un modo doloroso y al mismo tiempo siento la muerte como el único respiro. ¿A qué se debe ese dolor tan profundo? En mi caso, creo que se debe a la falta de toda respuesta, a la incertidumbre ante el futuro, a la certeza de mi incompetencia ante la vida, a la comprobación de mi fracaso como ser humano. Y es que no sé quién soy.

El hombre es un abismo. Y asomarse a ese abismo es quizá la aventura más fascinante, más horrorosa y horripilante que podamos afrontar. Hablar así, en estos tiempos, cuando tantas personas sufren de modo verdadero, me parece vanidoso, narcisista, irreal. Y sin embargo no puedo evitarlo. La vida carece de sentido. Hemos perdido toda referencia, toda certidumbre acerca de las cuestiones más profundas (científicas, religiosas, políticas…) y vivimos en la soledad más asombrosa. De vez en cuando me gustaría tener alguna fe, aunque sólo fuera pequeñita, en la que esconderme algún momento. Sin embargo, como decía Sócrates, contemporáneo de Buda y Lao Tse, una vida sin examen no merece la pena de ser vivida. Es preciso asomarse a ese dolor de la propia existencia que no sabemos de dónde viene.

Últimamente no me reconozco (quiero decir desde hace treinta años). Me falta un lugar desde el que observarme, desde el que empezar a construirme. Yo sé quién soy, dice Don Quijote. Sólo el loco más loco se reconoce. Quizá para conocerse haya que estar loco. Quizá no sea posible escapar de la locura.

 

 

EUFORIA

Es preciso tener un caos dentro de sí para dar a luz una estrella

Nietzsche

No es sólo la angustia, otras veces la primavera me brota de dentro. Una fuerza que surge de lo más hondo, como el loto que nace del fango más profundo. Y es también doloroso, se me cierra la garganta y no puedo ni hablar. Es un viento que me lleva libre, que me arrastra. Y estoy como fuera de mi. 

LotusWhite

Igual que la angustia viene sin avisar, la alegría procede del interior de mi cuerpo. E igual es una emoción que te taladra y te paraliza en un torbellino. En esos momentos sólo puedo salir a caminar, a cantar y a llorar de puro eufórico.

No lo comprendo, no puedo explicarlo. Y sólo cabe abandonarse. Mi yo estalla, se dispersa, explota como una supernova. Y me olvido del error que es haber nacido.

KARMA

Y ser tan sólo amor, mientras me queden fuerzas

Pablo del Águila

What-is-Karma-Yoga-880x514

Pero es necesario alcanzar un equilibrio y aprender a vivir cada día. Por eso me gusta practicar el yoga de la vida cotidiana. Cada mañana, al levantarme, me acuerdo de la frase de Thich Nhat Hahn: drink your tea, que tiene la fuerza de un koan. Después recojo la cocina, cocino, limpio un poco y me siento a meditar un rato.

No soy creyente, por lo tanto no puedo creer en ofrecer mis acciones a ninguna divinidad, a ninguna entidad trascendente, pero sí a los demás y a mí mismo. Y eso pretendo.

El Karma Yoga es el yoga de la acción, y en mi opinión consiste en un compromiso íntimo con las propias acciones. Se basa en una actitud correcta, una motivación correcta, en no apegarse a los resultados, en ser disciplinado. Es un compromiso con la vida cotidiana. Es decir, un implicarse íntimamente en lo que hacemos, ya sea fregar los platos, hacer el amor o emborracharse. Si se consigue, aunque no lo persiga, uno es feliz o, al menos, no se avergüenza de uno mismo.

Es preciso escapar de las pasiones que paralizan, pues es la única manera de alcanzar el equilibrio y la alegría. Por lo tanto, hay que hacer sin esperar ningún resultado. Desvincularse, desapegarse de los frutos de las propias acciones, que es la auténtica libertad, que procede del conocimiento. No soy dueño de las consecuencias de mis actos, así que me concentro en la acción por sí misma.

El mundo no tiene esencia, no sabemos qué es. Por eso no se puede predecir el futuro, sino concentrarse en el presente, en la pura cotidianidad. Comprender para no afligirse. Ser limpio y austero, implicarse en la amistad y las cosas sencillas. Y, como dice Pablo del Águila, ser tan sólo amor, mientras me queden fuerzas.

 Salva F. Romero (un paseante pensativo)

Sevilla, enero de 2018

 

Publicado por EspacioSeYoga

Espacio SeYoga es la concreción de un deseo, y como todo deseo, una búsqueda, búsqueda que nos resignifica a cada instante, en cada paso, a cada momento. Espacio SeYoga es un lugar de crecimiento personal y profesional. Este espacio se cultiva y nutre entre todas las personas que ponemos nuestra energía aquí y ahora; un lugar construido desde la conciencia y el amor. Equipo de trabajo: Fundadora y directora de Espacio SeYoga. Mi nombre es Lula M. Cairo, soy argentina comencé mi práctica regular mientras estudiaba danza y expresión corporal en Buenos Aires, Argentina. Luego de unos cuantos años de búsqueda a través del movimiento y la música decidí dedicarme por completo a la práctica, y a investigar en ella. Empecé a dar clases de Yoga en el 2003, mientras estudiaba teatro de improvisación y movimiento. Los estudios universitarios en psicología me ayudaron a comprender y profundizar en la filosofía de la India, y decidí formarme con la Dra. Ana Jachimowicz, directora de Pléroma y discípula de Indra Devi; ella me abrió las puertas de la filosofía oriental. A partir de allí inicié mi formación completa, realizando el profesorado de Hatha Yoga con José Maureira director de Yoga Kai Argentina, esta formación ha sido un antes y después en mi vida y ha abierto el camino a lo que se ha ido construyendo con los años, estudiaba y daba clases y siempre me gustó indagar en la necesidad de cada alumn@ desde mi propia experiencia y búsqueda. De Buenos Aires me fui a Barcelona y comencé Iyengar Yoga con Modest Martínez, director de Sabadell Salut, tuve la suerte de poder trabajar junto a él e impartir clases de Iyengar, una oportunidad que ha cambiado mi concepción respecto a la corrección de las clases. Luego de pasar por el sur de España (Ayamonte) y seguir trabajando en mis clases, me fui a Berlín y conocí el Anusara Yoga con Alex Kröker, director de Yoga Raum, esta práctica me permitió comenzar a trabajar más conscientemente desde el corazón, e integrar mis conocimientos del movimiento a la práctica. Además comencé a dedicarme a la música junto a mi pareja y he viajado y conocido varios sitios gracias a ello. En el 2011 llegué a Sevilla y enseguida inicié mi formación de Terapias Integrales en Cimi con Frank Solomo, una vez más, mis prácticas fueron vivenciando el proceso, y las clases adquirieron una escucha más terapéutica. Soy la creadora y directora de Espacio SeYoga: un lugar para el encuentro con el sí mismo, este espacio que está en mi y cada un@ de mis alumn@s crece y se expande cada día. Ahora mismo, me encuentro redescubriendo el Yoga Terapéutico, formándome en Pranamanas Yoga. Mis clases se caracterizan por el uso de la alineación y conciencia corporal propios del Iyengar, la filosofía del Yoga clásico, Hatha y Tantra Yoga. Enfatizo en el análisis de cada alumn@ y evolución. Los estudios de danza y Yoga me motivan a impartir los talleres de Yoga y movimiento, dirigido a todas las personas que quieren mejorar su proceso creativo y su conciencia corporal. Y continúo mi búsqueda...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: